Quién se sentiría en pleno derecho a decidir por la naturaleza.
Quién vería coherencia en imponer límites al cuerpo.
Quién catalogaría de sucio aquello que nos protege,
todo el rato.