En principio, ni lejos, ni cerca. En principio se mira la distancia como una posibilidad o quizá la probabilidad de arrojar los miedos, el pudor y llegar a la practicidad paso a paso. Respiro, me miro, me contemplo en unos ojos que no son propios y se van los prejuicios cuanto tomo el aire que libera lo que tantas veces no me animé a hacer. Salto, de mi cuerpo a la libertad, de tus ojos a los míos volviéndome la versión de mi propia sensualidad. Y ahora sí, quiero que me mires tú y que me miren todos, aún, con el frío que levanta mis pechos o con la sosobra de no tener claridad de nada.

Pero me pongo al borde, en el precipicio para llenarme del valor de las risas cuando la paz llega y por consiguiente, la sensualidad, las ganas, el deseo, la pena incluso, el sexo, el placer que está en mí y quiero contigo cuando me despojo de lo que hasta ahora había conocido como vida.

Ella: Paola Andrea Albarracín
Texto: Ana María Salazar
Fotografía: Julián Rodríguez C.
Asistente: Sofía Castillo
Edición video: María Paula Castillo
Galería completa en diariossecretos.com